5k

Consejos para correr una 5k

0
Recomendaciones para correr una 5k

Una vez has decidido empezar a correr y tienes en mente una carrera de 5k has de seguir un plan de entrenamiento para correr específico. Para conseguir tus objetivos correctamente has de seguir una serie de consejos para correr una 5k que te permitan seguir la rutina de trabajo correctamente.

El running es uno de los deportes más fáciles realizar, pero no por ello hay que dejar de cumplir unos requisitos. Si no sabes cómo preparar una 5k sigue una serie de tips para conseguirlo.



Recomendaciones para correr una 5k

Consejos para correr una 5k

Correr una 5k puede resultar bastante asequible si se prepara correctamente. Junto con la rutina de entrenamiento de 5k pertinente, seguir las recomendaciones para correr una 5k te ayudará a llegar a tus metas.

Si eres un runner principiantes es aconsejable seguir estos pasos para evitar en los típicos errores iniciales como las lesiones. Solo así agilizarás el proceso de mejora. Pero recuerda que siempre sin forzar tu cuerpo. Debes ser capaz controlar la respiración al empezar a correr y escuchar tu cuerpo.

  • Alterna entrenamientos. Al principio es normal que no aguantes mucho corriendo. Sigue tu plan de entrenamiento alternando la carrera con caminar. Sesión tras sesión irás consiguiendo mejoras y aumentando tus tiempos y distancias de carrera.
  • Define tu ritmo. Encuentra el ritmo adecuado. Has de marcarte unos tiempos y unos objetivos conforme a tu posibilidades. Los tiempos ya los irás mejorando en un futuro. Lo primero que tienes que hacer ahora es marcar el ritmo al que vas a poder conseguir el objetivo de los 5k. Si buscas empezar a correr con un ritmo superior al tuyo es probable que abandones.
  • Respeta los descanso. Es igual de importante que cumplir los ejercicios del plan de entrenamiento. Al menos has de descansar tres días a la semana para favorecer la regeneración del cuerpo. Como consecuencia conseguirás avanzar más rápido. Es un error pensar que adelantarás sobreentrenándote.
  • Estira. Antes y después de entrenar. Los estiramientos ayudan a entrar en calor y a favorecer la regeneración de músculos y articulaciones. Saltarte este paso puede derivar en lesiones.
  • Dieta equilibrada. Controla que comes. Una buena dieta y la correcta hidratación harán que te sientas mejor a la hora de correr. Y además mejorarán tu rendimiento.
  • Disfruta. Es lo más importante. Siéntete cómo practicando el running y verás como llegan antes los resultados.