Empezar a correr a los 50 años

0
empezar a correr con 50 años

Hoy en día puede empezar a correr cualquier persona. Da igual la edad. Si quieres empezar a correr a los 50 años no hay nada que pueda impedírtelo. Solo debes ser consciente de tus limitaciones. El resto dependerá del empeño que decidas ponerle. El principal problema de empezar a correr a los 50 años es el deterioro de la condición física y la posible aparición de enfermedades de la edad.

A partir de los 50 años se registran mayores índices de sedentarismo. Índices que crecen conforme se avanza en edad. Si has decidido empezar a correr ahora deberás tener en cuenta tu estilo de vida, el historial médico y tu condición física.

Cómo empezar a correr según tu edad

¿Cómo empezar a correr a los 50 años?

Empezar a correr a los 50 años

Con el paso de los años, si se lleva una vida sedentaria, es más difícil introducir rutinas deportivas. Aunque no imposible. Has de tener en cuenta que tus limitaciones funcionales puede que te impidan andar más de 30 minutos seguidos, o que te cueste levantarte de la cama. No te preocupes, esto puede cambiar.

Recuerda que el cuerpo va cambiando con el paso de la edad. Y que el máximo rendimiento deportivo empieza a decaer a los 30 años. La pérdida de masa muscular y capacidad pulmonar marcarán tus exigencias deportivas a partir de ahora. Por eso es aconsejable empezar a correr a los 50 años. Para mejorar estos aspectos de tu cuerpo y que tu salud sea mejor.

Consejos para empezar a correr a los 50 años

Empezar a correr a los 50 años

Correr no tiene una fecha tope par decidir si quieres correr o no. Si quieres correr con 50 años puedes. Pero para ello tienes que tener en cuenta una serie de consejos para empezar a correr a los 50 años.  Conoce tus limitaciones y saca el mayor provecho a tus fortalezas.

Cambia tu estilo de vida, mejora tu salud de vida y la capacidad física siguiendo los consejos para empezar a correr. Nunca es tarde para empezar a correr con 50 años.

  • Revisión médica. Conforme avanzas en edad es más fácil que aparezcan enfermedades. Antes de empezar tu rutina de correr deberías acudir al médico para hacerte un reconocimiento para que determine si sufres algún tipo de patología o puedes sufrirla si empiezas a correr. Si te adelantas a posibles problemas y lesiones mejorarás tu rendimiento.
  • Progresión y constancia. No vas correr cinco kilómetros el primer día ni pretendas prepararte una carrera en dos días. El cambio de la vida sedentaria al deporte debe ser progresivo. Si es necesario se empezará alternando correr con caminar antes de solo correr. La constancia será la clave de tu progresión. Si entrenas duro y sin excusas los cambios irán llegando. Antes de empezar a entrenar no olvides calentar siempre.
  • Alimentación. Una correcta dieta y la hidratación correcta te harán optimizar los resultados. Ten especial cuidado en las épocas de mucho calor.
  • Plan de entrenamiento. La rutina de entrenamiento debe de ser específica. No puedes coger la primera rutina que te pasen. Debe ser individual y acorde a tus exigencias y limitaciones.
  • Evita los problemas de salud. Con 50 años debes evitar los deportes de alto impacto. Junto con salir a correr puedes hacer un poco de bici o natación. Pero trata de evitar ejercicios duros que perjudiquen tus articulaciones. Si fumas o bebes alcohol es recomendable dejarlo. De no ser posible, evita hacerlo el día de antes de practicar deporte.
  • Disfruta. Es el objetivo principal. Es a lo máximo que puedes aspirar cuando corres. Luego ya decidirás si te aventuras con algo más, pero disfrutar es lo primordial.