La fiebre del running está presente. Cada día son más los runners que se calzan sus deportivas para salir a la calle a disfrutar de este deporte. Y ahora tú también vas a formar parte de él. Pero tienes que ser consciente que hay que seguir unas pautas para correr de la manera más eficaz. Para empezar a practicar running tienes que saber que la respiración al empezar a correr es uno de los aspectos más importantes de este deporte. Respirar nos ayudará a correr, y por eso necesitas saber coordinarlo con tu zancada.

La respiración en running te permite controlar tu cuerpo y darle el oxígeno necesario dependiendo del grado de intensidad que realices en cada carrera. No va a ser igual que respires con la boca que con la nariz. Al igual que no te va a producir los mismos beneficios respirar con los pulmones o con el diafragma si vas a practicar running para principiantes. Todos esos pequeños detalles los tendrás que tener en cuenta a la hora de aprender a respirar para correr si deseas mejorar tu rendimiento y conseguir los objetivos marcados.

¿Cómo aprender a respirar para correr?

Correr es una actividad innata que todas las personas tienen. Pero aprender a respirar para correr no es tarea fácil y a la vez requiere una previa adaptación. Deberás adaptar tu ritmo a la respiración. No todos tienen el mismo ritmo de carrera ni dan la misma zancada. Por lo que tu forma de respirar al empezar a correr no serán igual que las de tu compañero de running.

Aprender a respirar forma parte del plan de entrenamiento para correr. Mediante ejercicios de respiraciones profundas y progresivas empezarás a saber respirar para correr y no fatigarte a las primeras de cambio.

Antes de empezar a correr a un ritmo alto debes coordinar tu respiración con tu carrera. Saber cómo es mejor respirar, qué técnicas puedo aplicar o qué consejos puedes seguir, serán algunas de las dudas que te surgirán al empezar a correr. Si quieres aprender a respirar para empezar a correr debes tener en cuenta una serie de pautas: