Empezar a correr en montaña

0
Empezar a correr por montaña

Empezar a correr por asfalto no es igual que empezar a correr en montaña. La adaptación es totalmente diferente. Por eso, si has decidido empezar a correr en montaña, o lo que es lo mismo, practicar Trail Running, debes de ser consciente de cómo hacerlo correctamente.

Al igual que cuando decides empezar a correr por asfalto, correr en montaña también requiere de un plan de entrenamiento específico o  de un tipo de pisada concreta. Pero también es necesario desarrollar capacidades como el equilibrio o la orientación.

¿Cómo empezar a correr en montaña?

Empezar a correr en montaña

Lo primero que hay que tener claro es que empezar a correr en montaña es correr con desnivel. No vas a correr en llano como por el asfalto. La pisada y el equipamiento cambia. Saber cómo empezar a correr en montaña es más complejo que ponerse unas zapatillas y salir a la calle.

Para empezar a correr en montaña necesitas un proceso de adaptación. Antes de empezar a correr el cuerpo debe adaptarse al terreno y  a las exigencias físicas. Por eso, es recomendable ir a la montaña previamente para realizar ejercicios de aclimatación.

En el caso de las subidas en montaña para principiantes es recomendable apoyar las manos en el muslo. Así conseguirás cargar menos los cuádriceps y conseguir ayudarte con el impulso de tu cuerpo.

Las bajadas es montaña son un poco más complicadas. Cuando decidas empezar a correr en montaña has de realizar pasos cortos y rápidos para llevar un mayor control de ti. Ves con ojo para evitar los resbalones.

Recomendaciones para empezar a correr en montaña

Empezar a correr en montaña

A la hora de iniciarte en el Trail Running tienes que tener en cuenta una serie de recomendaciones para empezar a correr en montaña. Ya se ha hablado de la dificultad que puede suponer. Por eso es necesario seguir una lista de consejos para conseguir el mayor rendimiento posible.

No todos los consejos para empezar a correr son aplicables a la montaña. Así que debes evitar seguirlos al pie de la letra para no caer en errores de principiantes ni lesiones.

  • Empieza por rutas fáciles. Evita salir por rutas con muchas subidas y bajadas en tu primer día de Trail Running. Busca rutas fáciles, cómodas y bien indicadas para iniciarte en este terreno.
  • Mandan las sensaciones. Corre por sensaciones. No busques el sobreesfuerzo en tus primeras salidas. Puedes quedarte parado a mitad de entrenamiento o lesionarte. Los cuádriceps se cargan mucho en este terreno, y si no entrenas correctamente puede costarte alguna incidencia.
  • Plan de entrenamiento específico. Empezar a correr por la montaña requiere de una rutina diferente al asfalto. La pisada y los días de entrenamiento son diferentes. No copies planes de entrenamiento para correr en asfalto.
  • Corre con compañía. Sobre todo las primeras veces. Es fácil que pueda ocurrir algún imprevisto. Y si tienes a alguien que te ayude mucho mejor que quedarte solo en la montaña.

Equipamiento para empezar a correr en montaña

Empezar a correr en montaña

Las condiciones de correr en montaña son diferentes a cualquier otro terreno. El equipamiento para empezar a correr es algo específico. Si tratas de reutilizar tu ropa de correr en la montaña puede que sufras algún tipo de percance.

El equipamiento para empezar a correr en montaña no hace falta que sea muy amplío, pero si ha de tener unos requisitos mínimos.

  • Zapatillas. Las zapatillas de montaña son diferentes a las de correr por asfalto. Estas son más duras para amortiguar los golpes y tienen más tacos. Para tratar de conseguir un mayor agarre. Al igual que en el asfalto hay diferentes modelos. Dependiendo de tus exigencias y tus rutas por montaña serán más apropiadas unas u otras.
  • Ropa impermeable. Nunca sabes cómo puede reaccionar la naturaleza. Cuando corres por montaña puede que el tiempo cambie de un momento a otro. Además de por la meteorología también es por seguridad. A la hora de elegir una chaqueta busca que sea impermeable y que transpire correctamente.
  • Mochila. Las salidas por la montaña suelen ser más largas que por asfalto. Equípate de una de acuerdo a cómo vayan a ser tus salidas y provéete de avituallamiento.
  • Reloj. Estaría bien que fuera un reloj con GPS. Que te permitiera inspeccionar con certeza la montaña sin riesgo a perderte. Estos relojes también te hacen un control de tus entrenamientos. Todo depende de lo que estés dispuesto a invertir.
  • Mallas. En invierno te ayudan a no pasar frío y con el buen tiempo a no rascarte ni tocarte con ningún árbol o planta.