Empezar a correr con mi perro

0
Correr con mi perro

Cada vez son más los que deciden empezar a correr y lo hacen en compañía. Si tienes un perro puede servirte como compañero de running. Además, puede ser un aliciente para no abandonar los entrenamientos diarios, pues una vez acostumbres a un perro a una rutina para correr intentará que se cumpla todos los días.

Empezar a correr con tu perro puede proporcionarte muchos beneficios. Los canes son animales que por naturaleza corren, así que nunca te pondrán pegas y, sobre todo, se divertirán. Pero como animales de compañía que son, debes tener un control sobre el esfuerzo físico que le obligarás a realizar. Los perros no son personas y hay que tenerlo en cuenta.



Consejos para empezar a correr con mi perro

Empezar a correr con mi perro

Salir a correr con tu perro va ayudarte a empezar a correr según tu edad, dejar de lado una vida sedentaria y a estrechar lazos con él. Van a ser muchos los beneficios que vas a obtener si decides practicar running con el perro. Por eso debes tener en cuenta qué hacer para sacar el máximo rendimiento.

Lo primero que debes tener en cuenta es que salir a correr con tu perro nunca sustituirá sus paseos por la calle. No vale con solo sacarlo a correr contigo, por lo que deberás mantener sus paseos diarios. Además, antes de empezar a correr con tu mascota has de tener en cuenta una serie de consejos para empezar a correr con tu perro y evitar malos resultados.

  • Consulta al veterinario. Es fundamental. Antes de salir a correr con él debe ser un especialista quien explore y valore su salud. Al igual que pasa con una persona antes de empezar a correr.
  • Espérate a que crezca. Es preferible que el perro ya sea casi adulto. Hay que esperar al menos un año para practicar deporte con él. No es hasta esa edad aproximadamente cuando el perro desarrolla sus músculos y articulaciones. Entrenar antes con tu perro puede resultarle perjudicial.
  • No todas las razas de perro son buenas. Hay algunos perros mejores que otros para practicar deporte. Los perros pequeños y chatos no suelen ser aconsejables. Los pequeños por sus patas cortas que impiden que puedan correr durante largos recorridos. Y los chatos porque suelen tener problemas respiratorios. A la hora de salir a correr son mejores lo perros con el hocico alargado y de un tamaño considerable.
  • Temperatura. No salgas a correr cuando haga mucho calor. Los perros no sudan como las personas y no resisten tanto al calor. Si se exponen a altas temperaturas podrían causar hasta su muerte.
  • Hidratación. Dale agua al perro después de entrenar, pero no inmediatamente. El perro, al igual que tú, llegará fatigado y si les das agua pueden ahogarse.
  • Correa especial. Debe ser flexible y sujeta a nuestra cintura. No vale la correa de salir a pasear. Has de comprar una específica para conseguir los mejores resultados y garantizar la seguridad,  tanto vuestra como externa.
  • Entrena de forma gradual. No puedes hacerle correr las mismas distancias que tú. Al igual que tu pasaste por una fase de adaptación, el perro debe hacer lo mismo.
  • Disfrutad. Por último, disfruta de ti y de tu perro. Sal a correr pero diviértete con él. Haz que correr no sea una actividad monótona saliendo con tu mascota.