Empezar a correr velocidad

0
Correr velocidad

Cuando decides empezar a correr el ritmo de carrera no es el mejor. Es normal que empieces a correr rápido porque estás motivado y poco a poco vayas disminuyendo tu ritmo. Hasta que no consigas tener una condición física adecuada se producirá este efecto.

Para trabajar el ritmo y empezar a correr velocidad hace falta un plan de entrenamiento específico y cumplirlo. Si no se respetan las rutinas ni los descansos se producirá un sobreentrenamiento que producirá el efecto contrario.

¿Comó empezar a correr velocidad?

Empezar a correr velocidad

Si ya te has iniciado al running y ya aguantas un tiempo específico corriendo puedes ser que busques mejorar tus marcas y aumentar el ritmo de carrera. Saber cómo empezar a correr velocidad es tan sencillo como realizar un plan de entrenamiento para correr en el que se incluyan ejercicios de cambio de ritmo.

Trabajar la velocidad dependerá de tu grado de implicación y tus ganas de progresar. Si cuando empezaste a correr tu objetivo era mejorar tus marcas, es el momento de ponerlo en práctica.



Consejos para empezar a correr velocidad

Empezar a correr velocidad

Una vez has conseguido engancharte al running no te costará tanto ir progresando en otros aspectos. Mejorar la velocidad te va a proporcionar reducir tiempos y aumentar tu ritmo de carrera. Va a ayudarte a conseguir tus objetivos de manera más rápida y vas a conseguir sentirte mejor.

Para mejorar tu ritmo de carrera es necesario seguir una serie de consejos para empezar a correr velocidad. Solo así te garantizas que el resultado sea óptimo y seguro, y no lo dejas en manos del azar.

  • Plan de entrenamiento. Sigue un plan de entrenamiento específico a tus exigencias y ritmos de carrera. Debe ser un plan de entrenamiento para correr que mezcle la resistencia, la velocidad y la potencia. Bien sea pasando por diferentes fases o entremezclando los entrenamientos, debes trabajar estos tres aspectos para conseguir mejoras.
  • Intervalos. Hay que mezclar en una misma sesión la carrera suave y la respiración pausada con trabajos cortos de ritmo rápido. Alternar ambas carreras favorecerá el desarrollo de la velocidad.
  • Resistencia. Antes de empezar a trabajar la velocidad debes tener una capacidad amplia de resistencia. Has de ser capaz de poder entrenar mucho tiempo a ritmo pausado para poder empezar a trabajar la velocidad.
  • Cuida la zancada. Hay que controlar las veces que realizas apoyos contra el suelo. Para saber si estás trabajando bien la velocidad debes dar unas diez zancadas cada diez segundos.
  • No sobreentrenarse. Entrena lo que marque el plan de entrenamiento. Pensar que trabajar más acelerará los resultados es un error. Si no respetamos los entrenamiento conseguiremos llegar a nuestro objetivo más tarde.