El principal riesgo de correr son las lesiones en el running. No sólo son el peor enemigo de los corredores, sino que cuando llegan, pueden hacer que dejes de disfrutar de todos los beneficios del running a nivel físico y mental.   Las partes del cuerpo más propensas a las lesiones derivadas del la práctica del running  son los pies, las rodillas, la pelvis o cadera y la espalda.

El motivo por el que aparecen las lesiones a la hora de practicar running son diversas, pero principalmente tienen que ver con una técnica de carrera incorrecta, un equipamiento para correr inadecuado o por tener una preparación física no suficientemente apropiada para un entrenamiento con una intensidad media o alta.

Las lesiones en el running más frecuentes son las conocidas como “lesiones de sobreuso”, porque a diferencia de los deportes de contacto, al correr cargamos repetidamente ciertas partes del cuerpo, especialmente las articulaciones de “carga” como son las rodillas, los tobillos, las caderas y la zona lumbar de la cadera. Por ello, las partes del cuerpo más propensas a las lesiones del running son éstas: los pies, las rodillas, la pelvis o cadera y la espalda. Deberás aprender a saber cómo evitar las lesiones al correr para disfrutar del running.

Las lesiones al correr en función de la superficie

Las lesiones en el running suelen ser principalmente por una mala práctica del corredor o por un mal uso del equipamiento, principalmente de las zapatillas de running. En función de la superficie por la que estás acostumbrado a correr será más probable lesionarte en unas partes del cuerpo que en otras. Por eso, deberás conocer cuáles son los principales riesgos en cada una de la lesiones al correr y tratar de hacer la carrera los más correcta posible.

Lesiones en el running

Dependiendo de tu grado de experto y de responsabilidad también pueden aparecer algunas lesiones:

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en el running?

Cuando sales a correr, principalmente trabajas los músculos del tronco inferior del cuerpo. Esa sobrecarga puede ir acompañada de lesiones en el running si no se trabaja correctamente. Has de ser capaz de hacer una buena práctica del running para evitar cierto tipos de lesiones y sus respectivas recuperaciones.