¿Cómo preparar una media maratón?

1
Preparar una media maratón

El medio maratón es una prueba que no todos los amantes de running se atreven a probar. Los 21km de esta prueba ya son una distancia considerable, por lo que necesitas de una preparación previa para entender cómo preparar una media maratón correctamente.

El plan de entrenamiento para correr la media maratón sueles estar destinado a conseguir realizar la prueba en un tiempo determinado. Aunque el objetivo puede ser simplemente acabarlo. Esta tabla de trabajo para correr 21k o una media maratón puede ser de provecho si en un futuro te aventuras a correr una maratón, es decir, 42 kilómetros. En cambio, si luego decides correr carreras de menos distancia, este entrenamiento te va  a permitir ganar velocidad y resistencia.



Cómo prepararse para un medio maratón

¿Cómo preparar una media maratón?

Para correr medio maratón es fundamental desarrollar tus aptitudes de fuerza y resistencia. Seguir una guía para preparar una media maratón consistirá en aplicar rutinas de trabajo exigentes para incrementar tu capacidad de resistencia. Has de ser capaz de correr 21km a un ritmo determinado y sin detenerte.

La media maratón es una prueba que puede durar hora y media o más de tres. Todo dependerá de tus posibilidades. Por eso hay que trabajar muy bien el programa de entrenamiento. No se puede dejar ningún factor en manos del azar.

Es recomendable seguir un programa base antes del plan de entrenamiento para media maratón específico. A no ser que seas un profesional en estas distancias, cumplir la rutina de entrenamientos te ayudará en la adaptación. Si no preparas a tu cuerpo a las nuevas exigencias que lleva consigo una carrera de 21km es muy probable que no aguantes los ritmos de entrenamiento, te lesiones y recurras al abandono.

¿Cómo entrenar para una carrera 21k?

¿Cómo preparar una media maratón?

Para saber cómo preparar una 21k lo primero que debes tener en cuenta es el número de entrenamientos. Para tener grandes probabilidades de conseguir tu objetivo tienes que entrar cinco días no consecutivos a la semana. Los descansos será conveniente que los incluyas a principio y mitad de semana. Por ejemplo lunes y viernes.

Correr cinco días semanales es lo que te va a permitir conseguir los niveles de resistencia exigidos en la prueba. Los días de descanso ayudarán a la regeneración de músculos y articulaciones. Así como el descanso mental de lo que supone correr una distancia tan larga.

Para preparar esta prueba no es necesario intercalar algún entrenamiento cruzado. Aunque añadir algún día de piscina en tu rutina ayudará a la recuperación y a la movilidad. Recuerda que las semanas previas a la carrera debes aplicar una rutina de reducción.