¿Cómo respirar al empezar a correr?

0
La respiración al empezar a correr

El running no solo implica menear tus brazos y piernas o elegir qué ropa y música vas utilizar. Saber cómo respirar al empezar a correr es algo esencial porque repercutirá directamente en tus resultados.

Controlar la respiración al practicar running te va a permitir hacer distancias más largas sin cansarte tanto, superar a tus rivales con mayor facilidad, tener más resistencia o que el cuerpo sea más eficaz a la hora de transportar el oxígeno necesario a los músculos, entre otros beneficios. Aprender a respirar va a hacer que estés más cómodo al empezar a correr y que te enganches más al running.

Cómo respirar bien al correr

Lo primero que tienes que tener claro es que la respiración al empezar a correr tiene que ser abdominal. El aire tiene que venir del diafragma y no de tu pecho. Si inspiras por la nariz y expiras por la boca o viceversa, da igual. Al fin y al cabo se tratan de diferentes técnicas de respiración para empezar a correr, y cada uno elegirá en la que más cómodo se encuentre. No obstante, en las primeras sesiones se suele respirar siempre por la boca porque se obtiene más oxígeno, es más rápido y eficaz.



Sin embargo, como en la mayoría de los deportes, la respiración al correr sí que ha de ser abdominal y no pulmonar. Para saber cómo respirar al correr, puedes tumbarte y ver cómo se infla la barriga y no el pecho. A la hora de correr tienes que adaptar esta regla a tu ritmo de carrera.

Cuando empieces a entrenar, tu plan de entrenamiento para correr te indicará que realices entrenamientos suaves y fáciles. En él empezarás a trabajar la respiración con la carrera. Lo normal en estos entrenos es llevar un ritmo 3:3. Es decir, tres zancadas para inspirar y tres para espirar.

En principio este ritmo debe ser suficiente para que aguantes, aunque siempre puedes hacer la prueba de la conversación. Si eres capaz de tener una conversación sin que te falte el aire, estás en el ritmo adecuado. Si te falta, deberás bajar el ritmo. Pero si te encuentras bien siempre puede bajar a 2:2. Recuerda que el objetivo es que estés cómodo y coordinar respiración con carrera para que la fatiga no afecta a tus resultados.

Sobre el autor

Juan Fran Delgado

Graduado en Periodismo por la Universitat Jaume I de Castellón y Máster en Comunicación y Branding Digital por la Universidad Cardenal Herrera-CEU, soy redactor en GuiaFitness desde el año 2016 y me declaro un apasionado del fútbol. Acerco la información deportiva a las personas para ayudarles a conseguir sus objetivos.


83 artículos