Empezar a correr siendo fumador

0
Empezar a correr si fumas

Empezar a correr está de moda. Muchas son las personas que deciden empezar a correr según su edad y físico. Y es que los beneficios de empezar a correr son numerosos. Reduce el riesgo de enfermedades, mejora la salud física, la salud mental...

Sé consciente que empezar a correr siendo fumador afecta directamente a la salud. Si fumas es más fácil el desarrollo de las enfermedad de pulmón, de corazón o cánceres.  Por eso, si eres un fumador que ha decidido iniciarse en el running debes hacerlo con cautela y bajo supervisión de especialistas.

Cómo empezar a correr si eres fumador

Empezar a correr siendo fumador

Iniciarse en el running siendo fumador es complicado. La adaptación es más difícil que la de una persona sana porque su sistema cardiovascular y respiratorio están afectados por los efectos del tabaco. Lo que provoca que el nivel funcional del nuevo runner disminuya. La fatiga o la pesadez de los músculos aparecerán más rápidamente.

Para saber cómo empezar a correr si eres fumador debes tener claro que lo mejor es visitar a un médico. Aunque si eres un fumador con una vida sedentaria y ahora has decidido empezar a correr, lo mejor es dejar de fumar.

Para empezar a correr siendo fumador el primer paso es caminar. Caminar rápido para ir obligando al cuerpo a hacer un esfuerzo. Y a partir de ahí ir progresando. Además de cumplir una serie de consejos para empezar a correr básicos en los que se incluye un dieta correcta.



Riesgos de empezar a correr siendo fumador

Empezar a correr siendo fumador

Correr y fumar puedes ser compatibles, pero hay una serie de riesgos de empezar a correr siendo fumador. Lo mejor es que intentes dejarlo antes o durante tu nueva vida de runner. Pero si no eres capaz debes ser consciente de lo que supone en tu cuerpo.

  • Afecta al sistema cardiovascular y respiratorio. Si fumas el corazón necesita un mayor esfuerzo para correr. Asimismo, también perjudica el sistema de limpieza de los pulmones. Lo que provoca que no puedas coger tanto aire como un runner sano. Fumar es sinónimo de pérdida de oxígeno.
  • A más cigarros menos rendimiento. Cada minuto que pasa es más complicado mantener tu ritmo de carrera debido a que a tus pulmones no les llega todo el oxígeno posible. Esto supone que los beneficios de los entrenamientos y las mejoras en los resultados sean más difíciles.
  • Menos fuerza muscular. El rendimiento de los runners fumadores se ve afectado. Tales son las consecuencias que se pierda fuerza en los músculos y flexibilidad.
  • Trastoca el sueño. Cuando decides empezar a correr debes tener en cuenta que los descansos son fundamentales para la regeneración y la obtención de resultados. Si el tabaco te genera dificultades al dormir afectará tu rendimiento.