Muchas personas son las que se aventuran a empezar a correr, sobre todo ahora con la moda del running. Si es tu caso pero no dispones del tiempo necesario, empezar a correr en cinta puede ser una alternativa.

Iniciarte al running en una cinta te puede ayudar a no abandonar ante la primera adversidad climatológica. Ya puede llover, tronar, hacer aire... que no va a afectar a que puedas o no correr. Además, eres tú quien controla los desniveles en la marcha. Todos los factores ambientales están en tu mano con la cinta.



Empezar a correr en cinta es una buena alternativa a salir a correr, e incluso es recomendable para principiantes. Ya que es un método idóneo para aprender la técnica de carrera. Comienza corriendo despacio, y cuando adquieras la técnica necesaria podrás realizar otros tipos de entrenamientos y cambios de ritmo.

Cómo empezar a correr en cinta

Empieza a correr en cinta hoy mismo. La mayoría de la gente que se inicia al running lo hacen para perder peso. Correr en cinta también te va a ayudar a adelgazar si sabes cómo entrenar de forma correcta.

La cinta también tiene su parte negativa. Debes de ser consciente que entrenar al aire libre  ofrece beneficios  que la cinta no te da. Por ello, antes de empezar a correr en cinta debes conocer todo lo que implica.

¿Por qué correr en cinta?

Correr en cinta no tiene porque ser un sustitutivo de correr al aire libre. Puedes combinar ambas sin problemas. No obstante, empezar a correr en cinta es más cómodo y fácil que hacerlo al aire libre. Hay quienes dicen que correr en cinta produce a la larga más lesiones que corriendo al aire libre. Sin embargo puedes evitarlas con una practica deportiva responsable.

Para empezar a correr en cinta es necesario marcarse unos objetivos alcanzables y tener una plan de entrenamiento para correr. Preguntarse por qué correr en cinta te llevará a una serie de dudas sobre cómo se pone en práctica y qué hace falta para hacerlo.