Lesiones frecuentes al empezar a correr en pista

0
Lesiones frecuentes al comenzar a correr en pista

La pista de atletismo es, precisamente, una de las mejores superficies que existen para correr, si no la mejor y, en parte, se debe a su bajo riesgo de lesiones. Sin embargo, sí que existen algunas maneras frecuentes de lesionarse sobre el tartán. Ten en cuenta que una lesión cuando estás comenzando en esta disciplina podría frenar tu motivación para seguir y los beneficios de empezar a correr en pista durante el tiempo de recuperación. Conoce cuáles son las lesiones más comunes al empezar a correr en pista y aprende a prevenirlas de manera efectiva.

5 lesiones habituales al empezar a correr en pista de atletismo

Las lesiones que se pueden sufrir al correr en la pista de atletismo son muy variadas, desde una rotura que se produce de inmediato hasta un dolor que va aumentando poco a poco con los años. Aprende, a continuación, cuáles son las lesiones más frecuentes al empezar a correr en pista.

  1. Lesión en las articulaciones: esta lesión se produce, sobre todo, en corredores que solían hacer running en el espacio urbano, por la acera o por el carril bici, y, de repente, pasan a empezar a correr en pista. La explicación reside en ese cambio al tartán, un material más blando en el suelo que provoca que las articulaciones sufran más durante la pisada.
  2. Lesiones en la rodilla, la cadera y la espalda: estas tres zonas sufren, especialmente, cuando la técnica del corredor es incorrecta. No son lesiones instantáneas ni muy concretas, sino que suelen aparecer tras muchos años y de manera progresiva si se corre mal.
  3. Síndrome de la «rodilla de corredor»: esta lesión afecta a la fascia lata o cintilla iliotibial, que se encuentra en la parte lateral de la rodilla. Suele darse en terrenos duros, pero este no es el caso de la pista de atletismo, donde sí aparece esta patología por la cantidad de curvas que realiza el corredor, un efecto que se minimiza en la calle. Esta parte se inflama y el deportista empieza a sufrir un dolor en dicha zona a los pocos minutos de iniciar su entrenamiento que le obliga a parar.
  4. Tendinitis rotuliana: se trata de un fuerte dolor en el tendón rotuliano (debajo de la rótula), generalmente por una inflamación, que se produce al flexionar la rodilla y dificulta la correcta movilidad de la articulación.
  5. Rotura fibrilar: las pistas de atletismo suelen ser espacios abiertos, sin demasiados edificios alrededor y, por lo general, en las afueras de las ciudades, por lo que, probablemente, haga un poco más de frío que en tu entorno habitual. El cambio de temperatura puede provocar distensiones o roturas fibrilares, sobre todo, si no se calienta bien.

¿Cómo prevenir las lesiones al empezar a correr en pista?

Al empezar a correr en pista, muchas personas desconocen cómo deben actuar o qué deben hacer antes, durante y después del entrenamiento para evitar lesiones. A ciertas edades, esta información es muy importante porque podría suponer una retirada definitiva de la vida deportiva. Así que observa algunos ejemplos básicos con este sencillo tutorial sobre cómo prevenir las lesiones al empezar a correr en pista, además de unos consejos para empezar a correr en pista extra, y trata de evitarlas en la medida de lo posible.



Cómo prevenir lesiones al comenzar a correr en pista

Joyseulay || Shutterstock

  • Calentamiento: puedes calentar dando unas vueltas a la pista, ya sea caminando o trotando a un ritmo muy suave, antes de estirar para que los músculos vayan entrando en calor.
  • Estiramientos: es muy importante estirar después de calentar, para poner un mayor énfasis en aquellos músculos que van a trabajar en mayor medida, en este caso, los de las piernas. Puedes estirar los cuádriceps, bíceps femorales, aductores y gemelos, entre otros.
  • Hidratación: los expertos en medicina deportiva y fisioterapia aconsejan una correcta hidratación durante todas las fases del entrenamiento y también antes de empezar y al terminar tu rutina para empezar a correr en pista diaria. Beber mucha agua puede evitar roturas fibrilares. Recuerda beber despacio y a tragos cortos para evitar dolor de barriga o flato.
  • Saber cuándo parar: no exijas a tu cuerpo más de lo que puede dar y para cuando te notes demasiado cansado para continuar. Esto podría evitarte lesiones de todo tipo.
  • Ir de menos a más: al empezar a correr en pista, es mejor que vayas de menos a más, marcando objetivos fáciles de cumplir al principio para no forzar demasiado las articulaciones, que sufrirán al notar el cambio de suelo duro a suelo de tartán.